Inicial

Código de buena conducta para combatir la anorexia promovido por el Gobierno francés
El mundo de la moda, la publicidad y la comunicación se compromete a luchar contra la anorexia

EFE, jueves 10/04/2008

PARÍS.- Representantes del mundo de la moda, la publicidad y la comunicación han firmado, junto al Ministerio de Sanidad francés, un código de buena conducta para combatir la anorexia.

La llamada 'Carta de compromiso voluntario sobre la imagen del cuerpo y contra la anorexia' no contiene medidas vinculantes sino promesas "compartidas y concertadas" por los firmantes.

El texto es el resultado de una iniciativa lanzada por el Gobierno francés hace más de un año, tras la polémica sobre la delgadez excesiva de las modelos y su presunta incitación a la anorexia entre la juventud.

Los firmantes de la 'Carta' francesa se comprometen a no aceptar la difusión de "imágenes de personas, especialmente si se trata de jóvenes", que pueden contribuir a "promover un modelo de delgadez extrema".

Diversidad en la representación del cuerpo

"Nos comprometemos a promover en el conjunto de nuestras actividades una diversidad en la representación del cuerpo, evitando toda forma de estereotipo que pueda favorecer la constitución de un arquetipo estético potencialmente peligroso para las poblaciones frágiles", reza el texto.

Para el mundo de la moda y la creación, habrá una campaña de información sobre los riesgos que acarrea la "delgadez extrema". Entre los signatarios se encuentran las federaciones francesas de la moda pret-à-porter femenina y de la alta costura, sindicatos de agencias de modelos, la Unión de Industrias de la Vestimenta o la Oficina de Verificación de la Publicidad (BVP, en francés).

El código "nos permite abrir el camino de un enfoque global de la prevención de la anorexia", ha afirmado la ministra de Sanidad, Roselyne Bachelot.

La firma coincidió con la presentación de una proposición de ley que convierte en delito la incitación a la anorexia.

La proposición de ley, presentada en la Cámara de los Diputados por una legisladora del partido conservador gobernante, Unión por un Movimiento Popular (UMP), con el apoyo de la ministra de Sanidad trata de tipificar "un nuevo delito en el Código Penal", punible con dos años de prisión y 30.000 euros de multa, explicó su autora, Valerie Boyer.

------------------------

En España hay un acuerdo similar de lucha contra la anorexia desde 1999 ralentizado desde entonces

Sanidad y los colectivos sociales acuerdan en 1999 un plan de lucha contra la anorexia

EL PAÍS. AZUCENA CRIADO - Madrid - 27/03/1999

La lucha contra la anorexia unió ayer a tres ministerios (Sanidad, Educación y Asuntos Sociales) y 10 organizaciones sociales y profesionales (desde el Consejo de Consumidores y Usuarios hasta la Asociación de Agencias de Modelos y de Anunciantes, pasando por el Consejo General de Farmacéuticos). Todos ellos acordaron un conjunto de medidas para poner coto a la delgadez que se convierte en enfermedad. Esas medidas incluyen el control de la venta de diuréticos sin receta y campañas informativas a jóvenes, médicos y profesores. Los publicistas evitarán las modelos excesivamente delgadas. Sanidad cifra en un 1,5% los jóvenes que pueden presentar síntomas de anorexia.

La reunión mantenida ayer en el Ministerio de Sanidad y Consumo para pactar las medidas de lucha contra la anorexia se ciñó al campo de la prevención. El encuentro, presidido por el director general de Salud Pública, Juan José Francisco Polledo, duró casi cuatro horas y concluyó con un consenso sobre un número de afectados menor al que se había barajado hasta ahora. Antes de acudir al Ministerio de Sanidad, la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y Bulimia cuestionó las cifras hechas públicas por algunas comunidades autónomas. "La anorexia es una enfermedad multicausal que afecta a los adolescentes que hacen dieta por su cuenta y tienen unas características personales que abarcan desde el perfeccionismo a la baja autoestima, anhelo de la delgadez y actividad física excesiva. La incidencia es del 0,5% al 1,5% en el grupo de población de 15 a 24 años. Este índice es similar al de otros países de nuestro entorno y nos aleja sensiblemente de las cifras que se han manejado hasta ahora", afirmó Polledo. Según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el censo de 1991 en España hay 5. 872.000 jóvenes, de los que 2.872.000 son mujeres. La cifra máxima de enfermos de anorexia o con algún síntoma de la enfermedad se situaría en 80.000. Hay que tener en cuenta que el 90% de los afectados son mujeres.El director general de Salud Pública resaltó asimismo que se había evitado la adopción de medidas coercitivas, ya que éstas no serían eficaces. "Se trata de un problema internacional y no hay experiencias de actuaciones globales en otros países que nos sirvan de modelo", afirmó.

Las principales propuestas de los colectivos y asociaciones fueron las siguientes:

-La Asociación de las Agencias de Modelos de España se ofreció a vigilar las dietas que siguen las chicas y no colaborará con empresas que manipulen las tallas de la ropa. Este punto fue abordado también por la Federación Española de Confección. Esta asociación hará en septiembre unas jornadas sobre las tallas. Además, va a realizar un estudio antropométrico para definir cuáles son las tallas estándar de mujeres, hombres, jóvenes y niños.

-La Asociación de Agencias de Publicidad va a difundir un documento con recomendaciones a sus asociados. Se ofreció además a diseñar una campaña sobre los riesgos de la delgadez. Sanidad prometió estudiar la propuesta.

-La Asociación de Anunciantes propondrá en abril un artículo nuevo en el código de autorregulación limitando las imágenes de extrema delgadez.

-El Consejo de Consumidores y Usuarios tramitará las denuncias sobre productos adelgazantes engañosos.

-El Instituto de la Juventud hará una campaña, junto con el Consejo de la Juventud, en sus 1.900 centros.

-El Consejo General de Colegios Farmacéuticos va a dar instrucciones para que extremen el control de la venta sin receta de los diuréticos y los laxantes. Además, hará una campaña sobre nutrición en 4.000 colegios.

-El Ministerio de Educación va a formar al profesorado para que detecten casos de anorexia, y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición planteó que los médicos eviten propagar la "obesofobia".

-------

Los afectados denuncian que el plan contra la anorexia está paralizado
Aún no se han realizado las medidas aprobadas por el Senado en 1999

Madrid - 09/10/2000

Demasiado despacio. La lucha contra los trastornos alimentarios, en especial la anorexia y la bulimia, que sufren un máximo de 80.000 personas en España, camina a un ritmo excesivamente lento, según las asociaciones de afectados. Aunque se habla de "un parón" en la puesta en marcha de las recomendaciones aprobadas unánimemente por el Senado el pasado diciembre, el Ministerio de Sanidad insiste en que hay medidas en marcha. Aunque no dispone de datos concretos, la directora general de Salud Pública asegura que "remite" la anorexia, que se ceba en las adolescentes.

La obsesión por la delgadez causa estragos entre las adolescentes, el grupo de mayor riesgo. "Estamos viviendo una epidemia de trastornos alimentarios", afirma María del Carmen González, coordinadora de la Asociación en Defensa de la Atención a la Anorexia Nerviosa y la Bulimia (Adaner, presente en 33 provincias e impulsora de grupos de autoayuda). "La anorexia y la bulimia pueden considerarse una epidemia no porque tengan cifras alarmantes, sino porque son evitables. Y ese cariz las hace dramáticas, sobre todo a la primera", asegura la directora general de Salud Pública, Dolores Flores.

Las coincidencias terminan ahí. Mientras Flores asegura que ya hay "muchas medidas en marcha" para luchar contra esos males, González lanza la artillería: "Se han adoptado unas propuestas fabulosas y, sin embargo, se demora la aplicación por ineptitud, falta de recursos o desinterés". Rita Grané, coordinadora de la Asociación Catalana contra la Anorexia y la Bulimia y secretaria general de una nueva federación de entidades de afectados, suaviza la crítica: "El ritmo es lento, pero se van haciendo cosas. Lo que más echamos en falta es un mayor protagonismo de los ministerios más implicados, Educación y Sanidad, y más campañas de prevención".

"Es cierto que ha habido un parón en la lucha contra la anorexia, pero se ha debido al calendario electoral ", afirma la senadora del PP Lucía Delgado, que presidió la ponencia de la Cámara alta con recomendaciones contra la anorexia. "Yo entiendo la queja de las asociaciones, pero el trabajo que hemos hecho no caerá en saco roto. Vamos a empujar todo lo posible", asegura la senadora.

Los trastornos alimentarios afectan a entre el 0,5% y el 1,5% de los jóvenes entre 14 y 24 años, es decir, a un máximo de 80.000 personas, según Sanidad, que carece de datos más concretos. Inciden especialmente en las mujeres: sólo entre 5 y 10 de cada 100 afectados son varones, estima el ministerio.

La anorexia y la bulimia son los cuadros más extremos y frecuentes. Algunos pacientes pasan de una a otra. La primera se caracteriza por la obsesión por el cuerpo, por el pánico a engordar. En la segunda el enfermo come compulsivamente y luego vomita.

La lucha contra la anorexia y la bulimia se basa en dos pilares: las recomendaciones que aprobó el Senado por unanimidad en diciembre tras escuchar a los sectores implicados (modelos, publicistas, asociaciones...) y las acciones decididas en la Mesa sobre Trastornos de la Alimentación creada por el Ministerio de Sanidad a comienzos de 1999 y que no se reúne desde enero pasado. En buena parte, son catálogos coincidentes.

Uno de los principales compromisos de ambos foros fue la elaboración de un estudio antropométrico de la población que permita conocer las medidas reales de los españoles y definir unas tallas más adecuadas. Estará concluido a finales de este año, según Sanidad.

Otro sector en el ojo del huracán es el de la publicidad. En la Asociación de Autocontrol de la Publicidad señalan que han introducido en su código de conducta este mandamiento: "La publicidad evitará incitar a sus receptores, en especial a las adolescentes, a la adquisición de pautas-comportamientos que puedan resultar nocivos para su salud".