Inicial

Tuvo que luchar para hospitalizar a su hijo de 20 años con 39 kilos
Denuncia el rechazo de los hospitales de Granada a ingresar a su hijo con una anorexia límite

07.08.2010 CARMEN TÉBAR EL IDEAL GRANADA.

Ha hecho falta una poderosa imagen, la de un joven de 20 años enseñando su cuerpo de sólo 39 kilos de peso, para que éste pudiera ser ingresado en el Hospital Universitario San Cecilio. Detrás, está la lucha de su madre, María Luisa Cabrera, desde que el pasado 28 de junio su hijo recibiera el alta "porque cerraban el ala de endocronología, y con ellas las dos únicas habitaciones que tienen habilitadas para enfermos de anorexia, como mi hijo", denuncia María Luisa. El dos de agosto, el chico se presentó en el hospital pidiendo que le ingresaran de nuevo porque había recaído y perdido peso: "Le dijeron que se fuera con el cuento a otra parte", relata la madre. El psiquiatra del chico reconoció que éste "estaba muy grave y necesitaba un ingreso urgente", pero le volvieron a negar la entrada en el hospital porque "no hay medios ni personal para atenderlo". Le ofrecieron cama en el ala de Psiquiatría, pero el joven se negó a estar allí: "No es sitio para él", dice su madre. María Luisa se presentó entonces en el Juzgado de Guardia, donde le dijeron que no era un caso denunciable. Así que volvió al Clínico, donde enseñó la imagen de su hijo al subdirector del hospital, quien decidió permitir el ingreso del chaval en Psiquiatría: "No quiere estar allí, pero su vida corre peligro", dice su madre. Desde el hospital afirman, en cambio, que sí hay camas y habitaciones en Endocrinología, por lo que ésa no fue la razón para haberle ingresado en Psiquiatría.