página inicial

Objetivos
Actividades
Directrices
Campañas
Mensajes
CORAZÓN PALPITANTEABAN
ASOCIACIÓN CONTRA LA BULIMIA
Y LA
ANOREXIA NERVIOSAS
Pamplona (Navarra, España)
(
948 26 21 63 ----------------+34 634 519 219
(
+34 948 26 21 63 (Desde fuera de España)
info@aban.es
Propuestas y peticiones urgentes:
Participación de la familia en la consulta médica
Participación de la familia en la aplicación del tratamiento
Prescribir menús concretos
Combatir la intoxicación por mala psicoterapia
Otras propuestas y peticiones urgentes

¿QUÉ ES ABAN,
LA ASOCIACIÓN CONTRA LA BULIMIA Y LA ANOREXIA NERVIOSAS DE NAVARRA?
Una asociación integrada por familiares y amigos de las personas afectadas por Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Se constituyó en octubre de 1998 y viene realizando sus actividades desde ese curso 1998-99 sin esperar a tener recursos, que sigue sin poseer.
Entre sus
objetivos están:

OLVÍDATE DE TI MISMA Y SÉ FELIZ

NO TE SOMETAS A LAS DIETAS

ACÉPTATE Y TE ACEPTARÁN

LA DELGADEZ NO ES LA BELLEZA, NI LA BELLEZA SE REDUCE AL CUERPO

NO TE SOMETAS A LAS MODAS DE LOS FEMINÓFOBOS

LIBÉRATE DE LA TIRANÍA DE LA FEMINIFOBIA: ACÉPTATE COMO MUJER

LIBÉRATE DE LA PRESIÓN HIPERSEXUALISTA, RECUPERA LA BELLEZA DEL AMOR

 

ACTIVIDADES

DIRECTRICES DE ESTAS ACTIVIDADES


CAMPAÑAS
LAS DIETAS SÓLO CON PRESCRIPCIÓN MÉDICA Y CONTROL FACULTATIVO,
IGUAL QUE LAS MEDICINAS
PLAN INTERDEPARTAMENTAL contra los TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria) para su
prevención, detección precoz y asistencia eficaz
PLAN DE FORMACIÓN EN TCA DE LOS MÉDICOS DE FAMILIA, PEDIATRAS Y GINECÓLOGOS, COMO ELLOS MISMOS Y LOS COLEGIOS MÉDICOS DEMANDAN
DIAGNÓSTICO PRECOZ Y TRATAMIENTO DE LOS TACNE.


PROPUESTAS Y PETICIONES URGENTES

PARTICIPACIÓN DE LA FAMILIA EN LA CONSULTA MÉDICA
Es frecuente que, en nombre de la privacidad, se descarte a la familia o se minimice su aportación en la consulta de los enfermos de TCA y que no se cuente con ella para aplicar el tratamiento. Esto ocurre a menudo también en muchas otras enfermedades psiquiátricas. No ocurre en las demás enfermedades. Es una de las diferenciaciones que se suelen hacer de las enfermedades psiquiátricas, en realidad se suele olvidar que son enfermedades.
Para conocer la evolución de la enferma no se pueden ignorar o soslayar los informes de la familia. La enferma de TCA oculta o niega sistemáticamente su enfermedad, sus síntomas, sus prácticas disparatadas. Sería una ingenuidad muy poco profesional la del psiquiatra que basara su diagnóstico sólo en lo que le dice la enferma. La báscula no miente, la familia tampoco. La báscula no lo dice todo. La familia puede aportar muchos datos. No contar con esa aportación es dejar a la enferma las riendas del diagnóstico y enseguida las del tratamiento.

PARTICIPACIÓN DE LA FAMILIA EN LA APLICACIÓN DEL TRATAMIENTO
Casi es más frecuente aún descartar a la familia o tratar de minimizar o eliminar su participación en la aplicación del tratamiento para la recuperación de los afectados por un TCA. Se olvida que la familia está con la enferma las 24 horas del día de todos los días del mes hasta la siguiente consulta. Y que, lo que le prescribe el médico a la enferma en cuanto a normalización alimentaria y realimentación, es la familia la que tiene que conseguir que lo realice la enferma. Y que la psicoterapia, para ser eficaz, debe incluir todo lo que rodea a la enferma, lo que se le dice en casa, el comportamiento y la actitud de todos para con ella, incluso pricipalísimamente la sanidad mental de los que la rodean. Bajo la dirección del psiquiatra de la enferma, como nos dicen los mejores especialistas en sus mejores momentos, los familiares deben actuar como coterapeutas, y no quedarse sin hacer nada, sino corregirse y curarse de lo que perjudica a la enferma y ayudarla a comer normalmente y a rehacer sus apreciaciones. La curación es en la familia. Esta es la situación más favorable y más normal. Si la familia no está muy normalizada, habrá que corregir o paliar sus anomalías; pero tratar de aislar a la enferma de la familia es irrealista y, salvo casos extremos, sería sobreprotegerla. Un factor tan poderoso como la familia es mejor ponerlo a favor de la curación en vez de ignorar que existe.

PRESCRIBIR MENÚS CONCRETOS
Es cada vez más sabido que la curación de los TCA empieza por la normalización alimentaria y la realimentación de los enfermos, porque si no, no es efectiva la psicoterapia, debido a que no se empiezan a normalizar los neurotransmisores y no se reactiva la producción de hormonas hasta que no se rehace la grasa interna donde se producen las hormonas, y sin esa realimentación y normalización alimentaria no se rehacen esos tejidos, evidentemente. Pero todavía algunos de los terapeutas que saben esto se limitan a prescribirle a la paciente una alimentación normal, se contentan con decirle "que coma lo normal", los menús normales en cuanto a variación y en las cantidades normales. "Que coma de todo". Todo eso está bien. Pero muchas veces la enferma ya ni siquiera sabe lo que es comer normalmente. Y no puede comer normalmente. La madre es una vez más la mala que le fija los menús. Ayuda mucho que el nutricionista confeccione los menús o encargue al dietista que los confeccione de forma personalizada. Se puede negociar con la enferma el cambio de un alimento por otro equivalente en nutrientes, que sea de su mayor agrado, para que se lo coma con menos dificultades. Hasta ahí puede llegar la flexibilidad. Pero la enferma de TCA necesita tener detallados y concretados los menús concretos para cada comida de cada día de la semana, con las variedades de alimentos y las cantidades de cada uno concretados.
Así se objetivan. Así se les da autoridad y se evitan algunas de las batallas o al menos se les quita virulencia; y, sobre todo, se pueden ganar esas batallas de que la enferma coma. Si están prescritos los menús para cada comida de cada día, hay que comer lo que toca y en la cantidad que toca, como si fuera una medicina. Para estos enfermos de TCA la primera medicina es la comida, la otra, la psicoterapia; los fármacos son complementarios. Pero no hay una penicilina de los TCA más que ésa: la comida y la psicoterapia.
Es una sugerencia para que se incorpore a los protocolos actualizados.

LA INTOXICACIÓN POR MALA PSICOTERAPIA
Hemos observado que hay sesiones que se dan con el nombre de psicoterapia, pero que en realidad consisten en hacer recordar al paciente traumas pasados. Y esto, afecta también a los familiares en tratamiento por ansiedad, por ejemplo. Hemos observado que son frecuentes las crisis tras las sesiones de esa psicoterapia. También la prolongación durante años de esas sesiones en las que el terapeuta se limita a hacer hablar al paciente de sus problemas.
Y se vuelve a remover el poso y a enturbiar la mente y la vida. Recordar es volver a vivir. Los traumas y las heridas psíquicas hay que olvidarlas. Al igual que no hay que abrir las heridas físicas que están cicatrizando. Hay que ocuparse. No preocuparse. No darle vueltas al bolo con lo que no tiene solución. Y lo que menos solución tiene es lo que no es un problema más que en la mente atormentada, o aún no existe como problema más que en la imaginación descontrolada, o es un trauma del pasado, no sobrepasado, no digerido; y encima, en eso, ante ese mal no objetivo en el presente, bien por ser inobjetivo, o bien por ser un futuro insoslayable en el presente, o bien por ser un trauma objetivo del pasado también inamovible desde el presente, la única ocupación es darle vueltas al taladro mental. A no ser que otro problema se presente y capte nuestra atención y nuestra actividad sensorial, física y mental. Un clavo saca otro clavo.
Uno de los más nocivos factores mantenedores de los TCA es la mala psicoterapia. Y peor aún que la aquí descrita, es la que omite empezar por la realimentación y por la normalización alimentaria.

OTRAS PROPUESTAS Y PETICIONES URGENTES

Campaña contra las dietas sin prescripción médica ni control facultativo

Nuestra asociación ABAN de Navarra lanzó el 1.11.2002 una campaña contra las dietas sin prescripción médica ni control facultativo, que incluye conseguir que las autoridades sanitarias controlen la publicidad y la utilización publicitaria de las dietas, como con los medicamentos; y ha pedido en esa fecha en el Congreso de Asociaciones que éste la haga suya:

LAS DIETAS, SÓLO CON PRESCRIPCIÓN MÉDICA Y CONTROL FACULTATIVO, COMO LOS MEDICAMENTOS

Por último, hemos propuesto a todas las Asociaciones el siguiente objetivo que figura entre los iniciales de ABAN:
Eludir y repudiar la utilización de estas enfermedades y de estos enfermos, sea por los medios, sea por los políticos, sea cuando están en el poder, sea cuando están en la oposición.

ABAN está federada a la Federación Española de Asociaciones de Ayuda y Lucha contra la Anorexia y la Bulimia (FEACAB).

página inicial